• Complejo Empresarial ATICA Edificio 5, Madrid
  • Info@TramitesFiscales.ES

Motivos y vías para disolver una sociedad

Al hablar de la liquidación de una sociedad estamos haciendo referencia a todos los trámites fiscales que deben llevarse a cabo para cerrar una sociedad. La disolución de una sociedad implica el cierre total de la empresa. Este cierre no puede ser revertido. Si quieras volver a la actividad, no podría hacerse con la misma sociedad.

 

Cerrar o liquidar una sociedad conlleva seguir una serie de pasos y gestiones complicadas en a Agencia Tributaria, el Registro Mercantil y la Seguridad Social. Existen despachos que se encuentran especializados en estos trámites fiscales, para que realices los pasos de forma correcta.

 

¿Por qué motivos se disuelve una sociedad?

 

Según el Real Decreto Legislativo 1/2010, las sociedades pueden disolverse por los siguientes motivos:

  • Porque el fin para el que se creó la empresa ya se ha alcanzado.
  • Por la finalización en el ejercicio de la actividad. Es decir, cuando hemos estado un año sin dar el servicio para el que fue creada la sociedad.
  • Si tenemos pérdidas que reduzcan el patrimonio neto por debajo de la mitad del capital social.
  • También si se reduce el capital social por debajo del mínimo legal.
  • Si no es posible conseguir el fin social para el que se creo la empresa.

 

Vías para disolver una sociedad

 

Para disolver una sociedad podemos utilizar alguna de las siguientes tres vías:

  • Comprar o vender la sociedad, lo que se conoce como transferencia de la propiedad.
  • Liquidación de la sociedad, que implica el cese de la actividad, el pago a los correspondientes acreedores y socios y, finalmente, el cierre de la empresa.

 

Para poder disolver la sociedad es necesario que la disolución sea inscrita en el Registro Mercantil.

 

Antes de realizar la disolución de una sociedad es necesario seguir unos pasos previos, entre los que se incluyen el pago de las posibles deudas con las diferentes Administraciones. Es decir, debemos estar al día del IVA, IRPF, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos… Básicamente cualquier impuesto que esté relacionado con nuestra sociedad.

 

Todos los procesos que hace falta seguir para poder liquidar la sociedad hace que se vuelva una tarea un poco compleja. Todos los pasos deben ser realizados de forma correcta, de este modo se evitarán posibles sanciones económicas. No presentar el Impuesto de Sociedades o las Cuentas Anuales está sancionado con multas de hasta 60.000 euros.